Compromiso con la vida intercultural - Misión Intercultural ad Extra

Autor: Xavier Thirukudumbam, SVD
Tema: Nº 40-41 de la XVIII Declaración del CG
Idioma: Inglés, Español
Editorial: Coordinador de Animación Espiritual SVD
Año: 2021

Hola Amigos,

Me gustaría compartir con ustedes mis reflexiones sobre nuestra «Misión Intercultural», definidas en los Documentos del XVIII Capítulo General. En estos, leemos: «La misión intercultural es nuestra manera de dar testimonio de la unidad y diversidad del Reino de Dios», como lo hizo San Freinademetz en China.

Nos enorgullece poder decir que «la interculturalidad es parte del ADN de la Congregación».  Es gratificante observar que en la Iglesia y entre las tantas congregaciones religiosas, somos identificados, apreciados y considerados expertos en el campo de la interculturalidad. Pero ¿qué tiene de especial la interculturalidad de los SVD?

Es cierto que nuestras comunidades son cada vez más interculturales. Son vibrantes al ser testigos de la unidad y diversidad del Reino de Dios. Durante mis visitaciones y visitas a las PRM, me sentí edificado al ver a cohermanos y comunidades promover celosamente la misión intercultural.

Comprometidos con los ministerios pastorales, bíblicos, sociales, educativos, del diálogo, de migrantes, de indígenas, de la ecología y de la comunicación, nuestros cohermanos están hacen visibles progresos en la construcción de comunidades humanas. Pero también hay desafíos que deben abordarse adecuadamente.

La misión intercultural es una misión integral que incluye aspectos tanto ad intra como ad extra. Tal como lo afirmó nuestro último Capítulo General, así también como lo confirmó el Papa Francisco, fomentar la comunión ad intra es la forma más eficaz de testimoniar la misión intercultural ad extra. En el contexto global de crecientes tendencias raciales, xenófobas, nacionalistas, fundamentalistas, parroquiales, de castas y de tribalismos, tenemos que resguardarnos contra tales tendencias que se infiltran en nuestras comunidades.

Se están produciendo cambios radicales en la composición demográfica y en la pertenencia a las congregaciones religiosas. Estos cambios han desencadenado dos movimientos significativos en la naturaleza y el componente de las comunidades misioneras religiosas.

En primer lugar, las comunidades, que tradicionalmente eran monoculturales, se ven obligadas a asumir perspectivas multiculturales y eventualmente optan por ser interculturales. En segundo lugar, por las compulsiones derivadas de los desafíos culturales, las congregaciones comienzan a invertir en medidas de adiestramiento en competencias con el objetivo de mejorar la calidad del compromiso de sus miembros. Ambos movimientos conducen a un final favorable, que es una opción deliberada para el compromiso intercultural.

Al igual que la gestión de las finanzas o la gestión del tiempo, la «Gestión de las diferencias» que se ocupa de una gestión saludable de nuestras diferencias personalidad-cultural y la dinámica de nuestra comunidad conducirá a la renovación y transformación en nuestro compromiso intercultural, tal como lo prevé el Capítulo General-2018.

Si el etnocentrismo es una actitud, entonces nuestra comprensión de la interculturalidad debe ir más allá de las medidas de adiestramiento en competencias a la formación de la actitud intercultural en nuestros cohermanos. Y seguir alimentando este augusto tesoro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.