¡En busca del Evangelio de la alegria, la justicia y la paz!

Autor: Heinz Kulüke, SVD y el Equipo de Liderazgo
Tema: La alegria del Evangelio
Idioma: Inglés, Español
Editorial: Arnoldus Nota, Marzo
Año: 2014
Youth Joy

El 24 de noviembre del 2013, el Papa Francisco nos dio un valioso termómetro para evaluar el grado de la temperatura de la vida y la misión de la Iglesia: la “Evangelii Gaudium” (EG). La Exhortación Apostólica, por un lado nos confirma en el camino hecho durante el pos-Concilio y por otro nos desnuda y desafía. El primer número de “En Palabras y Obras (PO)” nos recuerda que “En el año 1967, dos años después de la clausura del Vaticano II, la Congregación llevó a cabo su IX Capitulo General que tuvo como objetivo redefinir nuestra vida y misión a la luz del Concilio” (PO, No 1, p. 9). Miremos juntos, por lo tanto, algunos ejes fundamentales de nuestras Orientaciones de la Congregación (OC) a la luz del documento de Papa Francisco:

1) Camino de diálogo intercultural (OC, 5-6, EDV N. 11) – La palabra evangelización es citada 73 veces en la exhortación y es definida como “camino de diálogo” con los estados, la sociedad, las ciencias y otros creyentes (EG 238). El término diálogo a su vez se repite 51 veces. Los conceptos relacionados a la cultura son mencionados al menos 100 veces. Para el Papa “la gracia supone la cultura y el don de Dios se encarna en la cultura de aquel que la recibe” (EG 115) por eso “no es indispensable imponer una determinada forma cultural, por más bella y antigua que sea, junto con la propuesta del Evangelio” (EG 117).

2) Camino de diálogo con los pobres – La evangelización requiere la proximidad y la comunión de vida con los excluidos de la sociedad. Somos llamados a “ser evangelizadores de alma”. Eso exige “desarrollar el gusto espiritual de estar cerca de la vida de la gente, hasta el punto de descubrir que eso es fuente de un gozo superior”. La misión es “pasión por Jesús” y “por su pueblo” (cf. EG 268). Por eso, la dimensión de Justicia y Paz e Integridad de la Creación es un tema central de la acción evangelizadora una vez que la “fe auténtica despierta un profundo deseo de cambiar el mundo” (EG 183) y sus estructuras. “En la medida en que Él (Jesús) logre reinar entre nosotros, la vida social será ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos” (EG 180). Cuando no hay compromiso con los que están al margen seguimos “un Jesucristo sin carne” (N. 89).

3) Camino en comunidad y en comunión con el laicado – Para el Papa Francisco “la verdadera fe en el Hijo de Dios… es inseparable del don de sí, de la pertenencia a la comunidad, del servicio, de la reconciliación con la carne de los otros” (EG 88). Por eso “el empeño de la evangelización es un camino participativo, compartido, jamás aislado”. Es también un camino de comunidad más amplia; “codo a codo” con los bautizados, una vez que “todo cristiano es misionero” (EG 120) y “la grande dignidad viene del bautismo” (EG. 104). Es la Iglesia como totalidad del pueblo de Dios la que evangeliza. Estos aspectos se reflejan en la resolución 1.2.3 y la recomendación 2.1.2 del XVII Capítulo General y nos desafían de un modo claro y concreto.

4) Conversión desde la oración y la contemplación- El Papa destaca que cada persona es “una misión en esta tierra” (EG 273). Estamos impregnados de una irrenunciable responsabilidad individual en la construcción del reino de Dios. La misión es éxodo; es ensuciarse aun cuando se “corra el riesgo de mancharse con el barro del camino” (EG 45) o resulte en una “Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle” (EG 49). El individualismo, la crisis de identidad y la caída de fervor provocada por la “preocupación exacerbada por los espacios personales de autonomía y de distensión” nos lleva “a vivir las tareas como un mero apéndice de la vida”. Según el Papa, estos son los tres males que afligen a los agentes evangelizadores y consagrados hoy día (EG 78). La vida espiritual se confunde con “momentos religiosos” que brindan alivio “pero que no alimentan el encuentro con los demás, el compromiso en el mundo, la pasión evangelizadora”. Este tipo de actitud, definido por Francisco como “mundanidad espiritual” (EG 93-97), es un impedimento para que nuestra misión produzca frutos abundantes y permanentes. Los cambios profundos exigen vida de oración y contemplación en “familiaridad con la Palabra de Dios” (EG 175). Compartir la vida intercultural (EDV 11, Ad Intra: La Vida Intercultural, p. 23ss) implica una búsqueda sincera de conversión personal y comunitaria y caminos compartidos de superación. Una mirada sincera hacia nosotros y nuestras comunidades nos hace constatar que algunos de estos aspectos nos desafían y nos hacen preguntar: ¿Qué nos falta a nosotros como Verbitas para encarnar en su radicalidad estos aspectos de nuestra misión?

5) Evangelizar y dejarse evangelizar – El Espíritu de Jesús es el que evangeliza, por eso quien evangeliza se deja evangelizar. Estamos todos aprendiendo y enseñando, dando y recibiendo. Las palabras y los gestos significativos del Papa Francisco nos recuerdan que no hay lugar para la arrogancia, sino para reconocer los “signos del Espíritu” que vienen de dentro o afuera de la Iglesia. Estos signos pueden venir de los más simples y de aquellos que no son tenidos en cuenta, porque el Señor los esconde de los sabios e inteligentes y los manifiesta a los pequeños y humildes (cf. Mt 11, 25). Seremos “¡misteriosamente fecundos!” si en la libertad nos dejamos “llevar por el Espíritu, renunciando a calcularlo y controlarlo todo… Él sabe bien lo que hace falta en cada época y en cada momento”. (EG 280). “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplamos y tocaron nuestras manos… eso lo anunciamos…” (1 Jn 1, 1-3). La misión tiene que estar empapada de la alegría, palabra que se repite al menos 72 veces en la Exhortación. Es la alegría de la “evangelización con espíritu” (EG 261) que toca “la carne sufriente de Cristo en el pueblo” (EG 24).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.