Pasión por la Misión Global

Autor: Miriam Altenhofen, SSpS
Tema: Misión Global
Idioma: Inglés, Español
Editorial: VivatDeus.org
Año: 2023

“Dime, ¿qué piensas hacer con tu única vida salvaje y preciosa?”

Esta pregunta, planteada en el poema de Mary Oliver “El día de verano”, nos ofrece a cada una de nosotras una interpelación profunda y personal. ¿Qué te apasiona?

  • ¿Puedes recordar la última vez cuando te olvidaste de todo porque estabas absorto en algo muy especial?
  • Recordemos a los jugadores de fútbol durante los partidos del mundial que dieron todo lo que pudieron dar en el campo para ganar una copa.
  • Imagina a los niños totalmente absortos en el juego, o a un artista totalmente envuelto en la experiencia creativa.

Todas estas imágenes tienen algo fascinante. Es cautivante cuando una persona o un grupo está involucrado de todo corazón en un momento significativo. Percibimos un tipo de concentración y atención que es magnética. Este es el poder de la pasión.

El año pasado reflexionamos sobre el misterio de la Santísima Trinidad, expresado como Perichoresis – la Danza de la Trinidad. Nuestra Hermana Katarína Pavelová, SSpS nos ofreció profundas reflexiones teológicas y espirituales en su tesis, “Perichoresis, La Danza Divina de la Trinidad”. La Perichoresis es una forma en que la Iglesia primitiva trató de capturar el misterio de la Trinidad. Como en una danza de boda griega, los bailarines, aquí Padre, Hijo y Espíritu Santo, se mueven en círculos entrelazados, entrando y saliendo en una acción de movimiento giratorio. La Trinidad es así, un conjunto armonioso de relación de dar y recibir mutuamente. Esta es la danza del amor. La Trinidad quiere incluirnos como SSpS, para que la danza pueda ampliarse y continuar con nosotras.

Cruzando múltiples fronteras

En la Trinidad vemos que, Dios cruzó la frontera. En Jesús, salió de su Círculo Divino y vino a nuestra realidad humana, limitada al tiempo y al espacio (Fil 2:5ss). Compartió nuestras alegrías, luchas y sufrimientos, y aprendió a incorporar nuestros pasos torpes.

Sin embargo, como ser humano, tuvo que aprender. Tuvo que aprender a cruzar la frontera de su propio etnocentrismo. El pasaje de la mujer sirofenicia (Mc 7,24ss) nos muestra muy claramente que Jesús estaba ligado a su propia cultura. Tenía prejuicios. En este pasaje, una mujer inesperadamente lo ayuda a ampliar su propia visión y a ser más inclusivo con otros de otras culturas y creencias.

Al igual que Jesús, también estamos invitadas a no permanecer en nuestros propios círculos culturales con nuestros prejuicios, sino aprender a mirar dónde, Dios ya está activo, antes de que nosotras como misioneras lleguemos. En Mc 7, fue el grito de la mujer. Para nosotras hoy, ¿de quién es el grito que está llegando a nuestros corazones?

Dios nos está llamando a través de los gritos de la creación y de nuestro mundo. Dios ya está activo, y Su Espíritu ya está obrando en las personas y en los entornos concretos. Nuestra misión no es llevar a Dios a las personas. Dios ya está allí y está esperando ser encontrado. Tal vez estas personas nos están trayendo a Dios. Dios podría estar hablándonos desde las márgenes o desde donde menos lo esperamos. Necesitamos estar preparadas para las sorpresas y estar dispuestas a cruzar nuestras fronteras naturales y emocionales.

Nuestra Misión Global

Nuestro mundo se ha convertido en una aldea global. Por un lado, tenemos una globalización con el comercio y la información yendo de un país a otro. La tecnología de la información ha hecho posible saber lo que está sucediendo al otro lado del mundo en un abrir y cerrar de ojos. Cada segundo, una gran cantidad de datos vuela a través del cosmos. Más que nunca, experimentamos nuestra interconexión e interdependencia.

Sin embargo, por otro lado, en todas partes del mundo, el proteccionismo y el nacionalismo están creciendo. La razón podría ser que dentro de nuestras fronteras nacionales nos sentimos más seguras, y queremos proteger nuestra identidad de las diversidades de opiniones, eligiendo información confiable en lugar de “noticias falsas” destructivas. A veces estamos abrumadas por un tsunami de información.

Nosotras, como misioneras, somos parte de esta realidad global y muy a menudo, nosotras mismas somos migrantes en un país que no es el nuestro. Esto crea tensión, inseguridad y estrés. Por lo tanto, a veces podríamos sentirnos tentadas a retirarnos a nuestro propio mundo “conocido”, ya sea con los de nuestra propia nacionalidad o estar a salvo en nuestras zonas de confort. A veces esto puede ser incluso necesario.

En esta situación, el profeta Isaías nos dice: ¡Ensancha el espacio de tu tienda; alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas! (Is. 54,2) La carpa es algo muy móvil, no tan estable. Los nómadas usan tiendas de campaña. Los llevan consigo dondequiera que vayan. Las tiendas están ancladas por estacas. Necesitamos estacas – para arraigarnos profundamente en nuestro Dios, no sólo con nuestra cabeza y nuestra  teología, sino con todo nuestro ser, emociones e instintos. Necesitamos nutrir la conexión con el fundamento de nuestro ser, con el “Seelengrund” (en más profundo de nuestra alma) como lo llama Meister Eckhard, donde la Trinidad está presente. Nuestra tienda necesita extenderse para que esté abierta, para dar la bienvenida a otros en nuestro propio espacio.

Así como Jesús tuvo que luchar y superar su etnocentrismo, así también nosotras necesitamos luchar con nuestras propias inclinaciones. Como a Jesús seguramente le hubiera encantado quedarse con María y José, necesitamos dejar a nuestros padres y familiares para estar disponibles para la misión. Jesús tenía una prioridad muy clara: el Reino de Dios. Jesús edificó una nueva comunidad de discípulos. Cuando nosotras venimos de diferentes orígenes, estamos invitadas a construir una nueva comunidad de aquellas que siguen a Jesús con un propósito claro en la vida: ser partícipes y colaboradoras de la misión de Dios. ¿No es esto algo que puede apasionarme?

Pasión

La pasión nace de emociones poderosas como el amor, el deseo, el entusiasmo, la venganza o el odio.  La palabra “pasión” proviene del latín “sufrir”.  Hablamos de la pasión de Cristo, del sufrimiento de Cristo. La pasión es una emoción fuerte. Puede hacernos entusiastas o extasiadas.  También puede hacernos sufrir: cuidar profundamente también significa que sentiremos dolor profundamente.  La Pasión nos mueve y nos impulsa a la acción.

Por experiencia sabemos que necesitamos la energía de nuestras emociones más profundas para vivir una vida comprometida. La racionalidad por sí sola no es suficiente. Podemos saber muchas cosas y sin embargo, actuar en contra de nuestras percepciones racionales. Por lo tanto, necesitamos tiempo en oración y contemplación para dejarnos, una y otra vez, ser tocadas por este gran amor y pasión de Dios por nosotras como humanidad y creación. Invitar a Dios al corazón de nuestros corazones puede reavivar nuestro amor original y fuego por Dios y  por Jesús y su misión. Es sólo en esta conexión amorosa que seremos apasionados por la causa de Dios.

Por “misión global” nos referimos a la misión universal, donde no estamos atadas a un país, nacionalidad o cultura. Es la invitación a ampliar nuestras tiendas, a superar el etnocentrismo, las preferencias nacionales y a estar dispuestas a movernos como individuos y como comunidades dondequiera que el Espíritu Santo nos llame, incluso si esto implica dejar nuestro país de origen, nuestra zona de confort, familia y amigos y poner la misión de Dios en primer lugar.

Como organización global, establecemos prioridades para situaciones misioneras y distribuimos nuestro personal y recursos financieros en consecuencia. Esto solo es posible con la colaboración de todas.

Constitución 119

Dotadas del amor del Padre, derramados en nuestros corazones por el Espíritu Santo, somos enviadas a transmitir ese amor como lo hizo Jesús. Se dedicó a servir, enseñando, sanando, reconciliando, mostrando misericordia y compasión y finalmente dando su vida por nosotras. Nuestro amor por los demás debe mostrar el cuidado y la preocupación de Jesús. Constantemente nos esforzamos por crecer y madurar en este amor para que cada una de nosotras llegue a ser “todo para todos’.  

Así, lentamente y con la gracia de Dios, nos convertiremos en una melodía del amor y la compasión de Dios en este mundo.

Conclusión

Al comenzar el año 2023, nos comprometemos a reflexionar y actuar desde nuestras Direcciones Capitulares para “reavivar nuestra pasión por la misión de Dios”, ofrezco esta oración de bendición por nuestra continua transformación como congregación:

Por tu Espíritu entrelazado en el tejido de la creación
por la eterna contraposición con el tiempo
y para la vida de la tierra entrelazada con la vitalidad del cielo
te damos gracias, oh, Dios.

Por tu creatividad indómita
tu misterio ilimitado,
y tus anhelos apasionados
plantado profundamente en el alma de cada ser humano,
te damos gracias, oh, Dios.

Concédenos la gracia de reconquistar estas profundidades,
de descubrir este tesoro,
para liberar estos anhelos,
y al ser liberados en nuestro propio espíritu,
para actuar por el bienestar del mundo.

Adaptado de la Bendición celtica: Oración de la Mañana y la Noche de J. Philip Newell

 

—–

Miriam Altenhofen, SSpS
Miriam Altenhofen, SSpS

La Hna. Miriam Altenhofen, de Alemania, es la Coordinadora Congregacional de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo. Estudió Teología Pastoral y tiene un Máster en Psicología. Ha trabajado en Botswana como misionera, en formación, acompañamiento terapéutico y como facilitadora de talleres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.