La Trinidad Danzante

Autor: María Virginia Gette, SSpS
Tema: La Santa Trinidad
Idioma: Inglés, Español

En su último Capítulo General, las Misioneras Siervas del Espíritu Santo aprobaron una nueva Dirección Congregacional que guiará a las Hermanas y su misión durante los próximos seis años. La Coordinación General de las SSpS eligió los temas principales y estableció un tema para cada año. El año 2022 se dedicó a la Santísima Trinidad, especialmente al aspecto de la “perichoresis” que se puede traducir como la “danza de la Trinidad”. En este artículo, la Hna. María Virginia Gette nos ayudará a entender esta expresión desde un punto de vista bíblico.

Esta pintura de un artista belga, la usamos para expresar una realidad cristiana: la presencia gozosa de la Santísima Trinidad en nuestro universo y en cada persona. Imagen llena de color, movimientos, integración, armonía, danza, relación, alegría, transparencia, intimidad.

Podemos aplicar a la Trinidad este texto diciendo de sí misma:

“Yo conocí todo lo que se ve y lo que está oculto, porque la sabiduría lo hizo todo y me lo enseñó. En ella hay un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, delicado, móvil, distinto, claro, puro y que no se corrompe amante del hombre, firme, seguro, sereno , que puede hacer todo y observa todo” (Sabid 7, 21-23 )

Y el ser humano extasiado dice:

 “Descansaré al lado de la sabiduría porque su compañía no causa amargura, ni pena su trato, sino placer y alegría.”(Sab 8, 16.17) –   “Todo vive y permanece para siempre” (Sirácides 42,18. 24)

El color verde lo identificamos como el Padre, el rojo como el Hijo y el azul como el Espíritu. La figura comienza siendo una desde abajo y se despliega en tres. En el centro del movimiento, el Espíritu alza los brazos y en un abrazo al Padre y al Hijo forma un corazón. En el centro del mismo los tres, se miran, son uno, son tres en diálogo

“El que me envió está conmigo y no me deja nunca solo, porque Yo hago siempre lo que a Él le agrada” (Jn 8,29)  – “Cuando  venga el Espíritu de la Verdad, los introducirá en la verdad total. El no vendrá con un mensaje propio, sino que les dirá lo que haya escuchado. Me glorificará porque recibirá de lo mío para revelárselo a ustedes. Todo lo que tiene el Padre también es mío. Por eso les he dicho que recibirá de lo mío para anunciárselos” (Jn 16,13-15)

En el corazón que se forma en el centro se ve como una ventana abierta al infinito, es el universo que cabe en el corazón de la Trinidad (color celeste claro). El misterio infinito de la Trinidad. Pues sus proyectos no son los míos y mis caminos no son los mismos de ustedes. Así como el cielo está muy alto por encima de la tierra, así también mis caminos se elevan por encima de sus caminos y mis proyectos son muy superiores a los de ustedes” (Is 55,8-9)

Desde abajo hay un movimiento ascendente de pequeños partículas de colores. Los seres humanos entran en el circulo Trinitario  porque, Dios quiere que dos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (1 Tim 2,4)  “En el somos nos movemos y existimos…” (Hech 17,28)

El color rojo en Jesús y fuera del círculo es la alegría de la que habla S. Ignacio de Antioquia, los cercanos a Cristo no evitan el martirio porque significa ser como el Señor porque “ no aspiramos a la realidad material sino a una agua viva que murmura dentro de mí y me dice: Vengan al Padre”.

Y comienza la gran danza Trinitaria que pone en movimiento a todo el universo.  En Cristo, Dios nos eligió antes de la creación del mundo para estar en su presencia (Ef 1,4)

Desde el A.T. hasta el apocalipsis, la alegría de Dios cubre el ser humano y la creación, con la promesa de la alegría sin nombre. Existe un río de gozo pleno que recorre toda la Biblia, con  la victoria final que todo lo ordena anticipando a cada momento las razones de la esperanza. Esta es la morada de Dios entre los hombres…enjugará cada lágrima de sus ojos y ya no existirá ni muerte, ni duelo, ni gemidos ni penas porque todo lo anterior ha pasado…Yo Soy el Alfa y el Omega, Principio y el fin. Al que tenga sed  le daré gratuitamente del manantial del agua de la vida” (Apoc 21,3-6)

 Regocijo de Dios por su obra, de un  Dios que se conmueve por ella porque ve que es buena y bella. Dicen los rabinos, que la pupila de Dios, ante la belleza del mundo y en especial de la criatura humana se dilató hasta que fluyera una lágrima de alegría extrema  de placer divino por la creación.

Fuera de las Tres personas hay pinceladas de color oscuro. En el mundo existen las tinieblas, pero la luz (amarillo) fuerza y energía interior de la Trinidad  las va disipando. Alegría, comunión,  dinamismo, no son algo externo a la Trinidad, sino que es parte de Ella.

Finalmente, Sean capaces de comprender la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, en una palabra, que conozcan este más allá del conocimiento que es el amor de Cristo ( Ef  3,18) Sera entonces cuando toda la Trinidad será todo en todos.

Este símbolo de la trinidad, expresión de alegría,  danza e integración nos invita a la alegría, a la celebración. La Trinidad y su presencia amorosa en nosotros son la máxima felicidad para un creyente. Es precisamente el Evangelio que nos muestra a la alegría como parte integrante de la identidad divina como verdad de su ser y aspecto revelado de su rostro. No se comprende al Dios de los cristianos, ni se entra en relación con El, si no se percibe su alegría, y se lo hace, experimentándola (Mt 25,23) El hombre es la alegría de Dios. Pero la cosa más infinitamente sorprendente es la revelación del “motivo” de la alegría: ¡Y el ser humano es ese motivo para Dios! 

 

Y seguirá la danza de la Trinidad: No tengan ningún miedo, Dios está en medio de ti  como un héroe que salva, el saltará de gozo al verte a ti y te renovará su amor. Por ti lanzará gritos de alegría como en los días de fiesta (Sof.3, 17)

 

Hna. María Virginia Gette, SSpS, es de la Provincia de Argentina Norte, ha trabajado en la formación y ha participado durante algunos años en el Centro de Espiritualidad Arnoldo Janssen en Steyl. Actualmente es miembro del Consejo Provincial, acompañante de junioras y apoderada legal del Colegio Espíritu Santo.

2 respuestas

  1. Gracias por compartir todo esto y por introducirnos en el Corazón de la Trinidad, por gozar y disfrutar de Dios Uno y Trino. A través del Hijo estamos ahí.

  2. Muy buena descripción y detalles. De le lectura y meditación del evangelio Juan 14,23 experimentamos es una alegría compartida con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.