El regalo navideño de nuestro Fundador

Autor: Paulus Budi Kleden y el equipo de liderazgo
Tema: Mensaje de Navidad
Idioma: Inglés, Español
Editorial: Arnoldus Nota, Diciembre
Año: 2021
European Nativity Scene
European Nativity Scene

En el tiempo litúrgico del Adviento, nos preparamos para la celebración de la Navidad, fiesta del nacimiento de Cristo, Verbo divino que se hizo carne y habitó entre nosotros (cf. Jn 1,14). La Navidad es para muchos una época emocionante asociada a diversas tradiciones y costumbres, como comprar e intercambiar regalos, invitar a familiares y amigos a celebrar, decorar las casas, preparar comidas especiales, escuchar y cantar villancicos, asistir a liturgias solemnes, etc. También es una fiesta que invita a mostrar y compartir la bondad y la generosidad del corazón. Por lo tanto, muchas personas no solo piensan en sí mismas durante este tiempo, sino que intentan participar en actividades caritativas, por ejemplo, ayudar a los pobres, los solitarios, los ancianos, los niños de la calle, las personas sin hogar, los presos, etc. Por segunda vez la celebración de la Navidad se ve afectada por la pandemia COVID-19. Esto trae muchos nuevos desafíos y preguntas como “¿Quiénes son los miembros de alto riesgo en nuestras familias, en nuestra sociedad y cómo mantenerlos a salvo durante la Navidad? ¿Cómo mostrar amor, cercanía y afecto a quienes sufren de problemas sociales y restricciones de distanciamiento físico? ¿Qué podría ser una ayuda real para todos aquellos que lloran a sus seres queridos o se ven gravemente afectados por la pérdida de empleo o recortes salariales relacionados con el coronavirus?” Estas y otras muchas preguntas nos mantienen inmersos en la realidad de este mundo, no solo por la pandemia, sino también por otros muchos males modernos. Los Misioneros del Verbo Divino están en el camino de la renovación y la transformación, delineado por el XVIII Capítulo General. La Navidad es otro momento formativo. Nos dejamos “recargar” y experimentamos de nuevo la verdad de que, de la plenitud de la Palabra, “todos hemos recibido, gracia tras gracia” (cf. Jn 1,16). Estamos llamados a redescubrir cómo somos bendecidos y enriquecidos por el don del Verbo Encarnado para ser mensajeros de luz y signos de esperanza para el mundo. Un gran ejemplo de este descubrimiento es nuestro Fundador, San Arnoldo Janssen. En primer lugar, por supuesto, conocemos su devoción al Niño Jesús, expresión característica de su amor extraordinariamente grande por la Encarnación del Verbo de Dios. Esta devoción se introdujo en sus tres congregaciones y todavía se practica en muchas comunidades. La Hna. Francisca Carolina Rehbein SSpS, en su libro Atrapados por el misterio, lo describe de manera más detallada. “Todos los que participaron en la Misa de la noche de Navidad se reunieron en una sala decorada de manera festiva, que representa el cielo donde yacía el Niño Jesús. Con gran calidez y dedicación, las oraciones responsoriales dirigidas por el fundador fueron compuestas por él mismo. Comenzaron con la aclamación: ‘¡La gracia y la bondad de Dios, nuestro amoroso Salvador, han aparecido!’ Al final de la liturgia de la Palabra, la figura del Divino Niño fue llevada en procesión solemne a la iglesia mientras se cantaban villancicos. En la iglesia, el Niño Jesús fue puesto en el pesebre. Para Arnoldo, esto no fue un mero acto externo, sintió la necesidad de dar expresión vital al misterio que movía el fondo de su corazón y así expresar su amor y conducir a los demás al mismo amor y veneración”. El P. Herman Fischer relata la impresión que causó esta celebración en los presentes: “Todo el que lo vio 2 Diciembre 2021 (a Arnoldo) a esa hora, arrodillado en el suelo ante el Niño Jesús en su cuna de paja, todo el que escuchó sus fervientes oraciones y miró su cara radiante de devoción y santa alegría, nunca más podría olvidar la sagrada impresión.” Esta devoción es, sin duda, parte del legado de nuestro Fundador. Podría considerarse como su gran regalo de Navidad para nosotros. El XVIII Capítulo General nos invita a “comprometernos a redescubrir y renovar nuestro compromiso con nuestra herencia espiritual SVD (devociones, oraciones, fiestas, celebraciones, etc.) para que nos ayude a cultivar una relación íntima con la Palabra y a animarnos en nuestra misión”(CG 2018, n° 25). En este sentido, esta devoción particular y otras actividades espirituales pueden servir de estímulo para profundizar esta relación, es decir, nuestro arraigo en la Palabra. En el fondo, el misterio de la Encarnación celebrado en Navidad es un acontecimiento misionero por excelencia. “Tanto amó Dios al mundo que dio a su único Hijo”, leemos en Juan 3,16. Al enviar a su Hijo, Dios se acercó a la humanidad y a toda la creación para recuperarlas. En este caso, el dar y la misión son inseparables y no pueden existir el uno sin el otro. Dar significa enviar o llegar. Dado que la vida de la Palabra es nuestra vida y su misión es nuestra misión (cf. Prólogo), debemos imitar al Verbo en su envío y alcance. San Arnoldo dice al respecto: “El ejemplo perfecto para nosotros es el Verbo Encarnado, Jesucristo nuestro Señor, que se entregó en amor generoso” (Fischer). De esta forma, la Navidad es también una llamada a comprometernos con la misión, es decir, a tender la mano. ¿Cuáles podrían ser algunas implicaciones concretas de esto? La misión de la generosidad. La generosidad es una actitud de dar de buena gana y en abundancia, sin contar los costos. La Encarnación es fruto de la generosidad de Dios. Incluso podemos decir que la generosidad está en el corazón del Evangelio, ya que allí encontramos el amor ilimitado e inmenso de Dios, que se desborda en el dar. Si bien las visitas generales se reanudaron este año en el otoño, tuvimos la oportunidad de experimentar muchos buenos ejemplos de la generosidad de nuestros cohermanos y nuestros socios laicos. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer. La Circular del Superior General P01/2021 es en este sentido un llamado a renovar este espíritu generoso entre nosotros. Allí leemos: “En los últimos años, nos resulta cada vez más difícil destinar y distribuir equitativamente a los cohermanos a las misiones globales SVD porque ahora casi nadie solicita ciertas PRM donde el trabajo misionero se percibe como duro y difícil”. Por supuesto, esto está destinado a quienes solicitan su primer destino. Sin embargo, la actitud esencial debe ser la misma para todos los cohermanos: Voluntad y disposición para ir a donde la Congregación nos necesite. Esto podría referirse a postularnos para misiones difíciles y nuestro entusiasmo al asumir diversas responsabilidades en nuestras PRM. Uno de los mejores ejemplos a este respecto es nuestro ministerio entre los gitanos en Kӧrӧm en Hungría. Si alguien nos pregunta: ‘¿Por qué estamos ahí?’ una de las respuestas sería: “Nadie quería ir allí para hacer esa importante misión de poner primero a los últimos”. Así que la Navidad es una invitación a renovar en nosotros este espíritu generoso. La misión de la compasión. La contemplación del profundo misterio de la Encarnación llevó a nuestro Fundador a este conocimiento: “El Niño Jesús es el don del amor compasivo de la Santísima Trinidad”. Este aspecto es crucial precisamente en este momento de la pandemia de COVID-19, como puede verse en el Mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial de las Misiones 2021: “En estos días de la pandemia, cuando existe la tentación de disfrazar y justificar la indiferencia y la apatía en nombre del saludable distanciamiento social, existe una necesidad urgente de la misión de compasión, que puede hacer de ese necesario distanciamiento una oportunidad de encuentro, cuidado y promoción … Es importante crecer en nuestra capacidad diaria para ampliar nuestro círculo, para llegar a otros que, aunque físicamente cercanos a nosotros, no forman parte inmediata de nuestro “círculo de intereses” (cf. Fratelli Tutti, 97). Estar en misión es estar dispuesto a pensar como lo hace Cristo, a creer con él que los que están a nuestro alrededor también son mis hermanos y hermanas “. El Papa Francisco termina su mensaje con un deseo apropiado para la Navidad: “Que su amor compasivo toque nuestro corazón y nos haga a todos verdaderos discípulos misioneros”. Por tanto, la celebración de la Navidad podría ser una llamada a comprometernos en la misión con generosidad y compasión. A medida que nos acercamos al final de este año, queremos agradecerles sus esfuerzos en el cumplimiento de la misión que se nos ha confiado. Oramos para que, por intercesión de nuestro Fundador San Arnoldo Janssen, la celebración del Adviento y la Navidad sea un momento de enriquecimiento espiritual, transformación interior y compromiso renovado.

Publicado en Arnoldus Nota, Diciembre 2021

—————-

P. Paulus Budi Kleden, SVD
P. Paulus Budi Kleden, SVD

El Padre Kleden nació en Indonesia en 1965. Entró en la Sociedad del Verbo Divino en 1985. Hizo su primera profesión de votos en 1987 y los votos perpetuos en 1992. Fue ordenado sacerdote en 1993. Estudió teología en San Gabriel, Austria. Fue destinado primero a Suiza, de 1993 a 1996, y después a una casa de formación en Ledalero, Indonesia. Fue miembro del Consejo Provincial en la provincia de ENDE (Indonesia) de 2005 a 2008. En 2012 fue elegido consejero general. Fue elegido superior general en 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.