La Virgen “alada” y la Palabra de Dios

Autor: Dariusz Stanislaw Pielak, SVD
Tema: Virgen Maria
Idioma: Inglés, Español
Editorial: 2021

¿Alguien de Ustedes ha visto en su vida una imagen de la Virgen María con alas? Francamente voy a decir que yo la vi por primera vez hace unos 4 años. Después una serie de reflexiones me llevó a la conclusión de que las alas de la Virgen pueden simbolizar la palabra de Dios, y que la Virgen con alas es imagen de la Iglesia que está a la escucha de la palabra. La escucha de la palabra de Dios es, a la vez, un tema crucial en este tiempo de Adviento.

Mi reflexión voy a empezar “desde lejos”, desde la ciudad de Río de Janeiro, donde se encuentra la estatua de Cristo más famosa del mundo – es el famoso “Cristo Redentor” de la montaña de Corcovado. Esta monumental escultura mide 38 metros, incluyendo el pedestal. Sin embargo, en el vecino Ecuador hay una estatua de la Virgen María que mide … 41 metros, y lamentablemente no goza de un reconocimiento tan generalizado. Se la llama “Virgen del Panecillo” por el monte sobre el cual está construida (www.virgendelpanecillo.com).

Esta escultura de la Virgen está inspirada en otra imagen, muy venerada en la ciudad de Quito desde el siglo XVIII, que se encuentra en la iglesia de San Francisco de la capital ecuatoriana. Dicha escultura barroca se la suele llamar también con los nombres de “Virgen de Legarda” (por el nombre de su autor), “Virgen del Apocalipsis” (por el contenido de la imagen), “Virgen bailarina” (por la expresión leve y dinámica de la figura de María) y “Virgen alada” (por las alas que tiene).

La imagen de la Virgen de Quito es una de las variaciones de la popular invocación de la “Inmaculada concepción”, pero tiene modificaciones muy importantes. En primer lugar, es la imagen de la “Mujer vestida del sol” del Apocalipsis 12. Por eso tiene una corona con 12 estrellas. En las imágenes de la “Inmaculada concepción” la Virgen aplasta la cabeza del dragón. Aquí, lo tiene atado con una cadena. Es una clara alusión al Ap 20: 1-2: “Luego vi a un ángel que bajaba del cielo y tenía en la mano la llave del abismo y una gran cadena. Dominó al Dragón, la serpiente antigua –que es diablo y Satanás- y lo encadenó por mil años”. Otro elemento apocalíptico en la imagen de Quito son las alas de la Virgen. Si bien las imágenes de “Inmaculada concepción” están en gran parte inspiradas por Apocalipsis 12, los pintores y escultores casi nunca representan a la Virgen con las alas que la Mujer recibe para huir del Dragón: “Se le dieron a la Mujer las dos alas del águila grande para volar al desierto”. Las alas en la Biblia simbolizan la protección divina, y así deben ser entendidas también en este texto.

Las alas, sin embargo, no pueden ser de carácter material, puesto que el Dragón tampoco es material, así como la amenaza que lleva consigo. Y así, habría que pensar en el sentido espiritual de las alas. En la posible solución de este misterio me ayudó un cuadro que se pintó en Rusia hace un par de años que se llama en latín “Mater Verbi Dei”. Su autora se llama Alevtina Venghenovskaya. El nombre del icono es una alusión al número 27 de la exhortación apostólica “Verbum Domini” de Benedicto XVI que habla de María como de la “Madre del Verbo de Dios”. En dicho ícono de los dos lados de la Virgen hay dos citas bíblicas – una en hebreo y la otra en griego que simbolizan el Antiguo y el Nuevo Testamento. En cierta forma simbólica, en dichas inscripciones podríamos ver las dos alas, que le fueron dadas a la Mujer en el Apocalipsis.

Y ahora llega el momento de hacer una pregunta clave: ¿es posible ver en las alas de la Mujer la palabra de Dios – el Antiguo y el Nuevo Testamento? En la historia de la interpretación no faltan ejemplos para justificar esta afirmación. Lo confirmó Andrés de Cesarea, un padre de la Iglesia del siglo VI en su “Comentario al Apocalipsis” o Beda el Venerable en su “Explicación del Apocalipsis”. Y de verdad, es muy acertado ver en las alas que salvan a la Mujer a la palabra de Dios. Y eso, porque Jesucristo a satanás lo llama “el padre de la mentira” (Jn 8: 44), y de la mentira podemos escapar con la palabra de la verdad, o sea, con la palabra de Dios.

La Mujer del Apocalipsis en primer lugar es la Iglesia, la comunidad de los creyentes en el Señor Resucitado. A cada generación le toca vivir en tiempos y condiciones diferentes. Y cada generación en formas diferentes revive el conflicto entre lo divino y lo mundano, entre el Reino de Dios y el anti-reino, entre los valores que dan vida y antivalores que producen muerte. Ver este conflicto con claridad profética y colocarse del lado del Reino no siempre es tarea fácil. Sorprendentemente, en nuestro mundo desarrollado de principios del siglo XXI sigue habiendo mártires por la causa del Reino.

Hoy, como durante toda la historia, la Iglesia está dando a luz al Mesías, y este proceso se produce en dolores de parto y en constante amenaza. Para que no nos perdamos, para que sepamos elegir correctamente, la Iglesia –la comunidad de los creyentes- recibe las alas de la palabra de Dios. Esa palabra es única, porque está inspirada por Dios y nos permite ver muchas cosas desde la perspectiva que sólo Él nos puede asegurar. Con las alas de la palabra nos volvemos como aves que desde lo alto de su vuelo ven otra perspectiva, son capaces de contemplar lo que se esconde detrás del horizonte y dar esperanza nueva incluso en situaciones que parecen sin salida.

—————-

Dariusz Pielak, SVD
Dariusz Pielak, SVD

Nació el 30.03.1965 en Polonia. En el 1985 entró en la Congregación del Verbo Divino. Durante el seminario hizo la experiencia de OTP en Argentina en una comunidad de vida inserta en medios populares del Gran Buenos Aires. Después de terminar el seminario trabajó en España e hizo allí licenciatura en teología bíblica. A partir del año 2003 trabaja en Rusia dando clases en el seminario y atendiendo la parroquia de santa Olga en Moscú. Se dedica también a profundizar en los temas relacionados con la historia espiritual de Arnoldo Janssen.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.