Recordando a la Madre Teresa

Autor: Thomas Malipurathu, SVD
Tema: Madre Teresa de Calcuta
Idioma: Inglés, Español

El amor preferencial de Dios por los pobres, los desheredados y los más pequeños es uno de los temas recurrentes en la Biblia. Tal vez ningún otro libro religioso habla con tanta frecuencia por los pobres, ni les asigna un lugar central en la historia del encuentro de Dios con la humanidad. Cuando se trata del Nuevo Testamento, los Evangelios describen el ministerio de Jesús en su mayor parte dirigido a aquellos que están por debajo de los límites de pobreza y respetabilidad. Desde el comienzo de su ministerio público, Jesús declara con un realismo impresionante que su misión es llevar la buena nueva a los pobres (cf. Lc 4,18-19). Con frecuencia exhortaba a sus discípulos para que nunca se cansaran de acercarse a los pobres y a las personas física o socialmente desfavorecidas, con una genuina preocupación por ellas (cf. Lc 14:12- 14; 18:22).

Durante los siglos, millones de seguidores de Jesús se han inspirado en su ejemplo y dedicaron su vida al cuidado de los pobres. Entre esta multitud inmensa, podría decirse que nadie ha despertado las emociones del mundo moderno tan profundamente como la beata Teresa de Calcuta, la monja cuya diminuta figura, frágil y encorvada, se ha convertido en nuestros tiempos en el icono del servicio desinteresado a los marginados. La celebración del centenario de su nacimiento en diversas partes del mundo es un recordatorio de la gran estima que tiene entre la gente en todas partes.

Nacida como Agnes Gonxha Bojaxhiu en una aldea remota de Albania el 26 de agosto de 1910, la Madre Teresa tomó una decisión clara por de Dios desde el principio de su vida. A la edad de 18 años se fue de casa para unirse a las Hermanas de Loreto como misionera. Su llegada a la India en 1929 lo cambió todo para ella. La vista del ejército de pobres de Calcuta la obligó a redefinir su vocación. Pasaba al lado de los pobres todo el tiempo libre que le permitía su estricta vida conventual y su exigente trabajo de la enseñanza. En 1946 decidió dejar su trabajo como profesora para dedicarse por completo al cuidado de los indigentes en las calles de esa ciudad en expansión.

En realidad no hay necesidad de decirle al mundo quién es la Madre Teresa. La historia de sus casi nueve décadas de vida está indeleblemente grabada en oro en los anales de la historia tumultuosa del siglo XX. Para muchos ella es el símbolo de la supervivencia de los valores humanos en una época que ha sido testigo de la terrible desaparición de esos valores, debido a los ataques sin sentido, del hedonismo y del secularismo. La suya fue una vida apartada, para el sufrimiento y el dolor, para los abandonados y los olvidados. A través de ella la humanidad recibió un don de una verdadera nobleza, algo que sucede tal vez sólo una vez cada mil años más o menos.

¿Por qué nos acordamos de la Madre Teresa? Creo que el centenario de su nacimiento por encima de todo debe servir como un momento de introspección para todos nosotros. Si nuestra era representa precisamente el eclipse de todos aquellos valores presentes en la vida de la Madre Teresa, es porque la mayoría de nosotros hemos hecho una contribución de un modo u otro tipo a ese desarrollo inquietante. Día tras día escuchamos o leemos acerca de las muchas cosas escandalosas que suceden en nuestro mundo. Las guerras y los conflictos armados se siguen repitiendo, la degradación del medio ambiente se está convirtiendo en una amenaza para la supervivencia del planeta; celebraciones de despilfarro -que a menudo se convierten en una exhibición vulgar de la riqueza- con frecuencia impulsan el ego colectivo e individual, la tasa de suicidios va alarmantemente en aumento; actividades delictivas se cometen en plena luz del día, y así sucesivamente.

Parece que para la mayoría de la gente lo único importante en la vida es hacer dinero de cualquier manera y lo más rápido posible. No parece haber ninguna consideración moral sobre los métodos que se pueden emplear para enriquecernos a nosotros mismos. Todos somos colectivamente responsables de la puesta en marcha de una cultura que considera el ganar dinero y tener una buena vida como la única búsqueda que vale la pena en la vida. Cuando llegamos a ser partícipes de esa cultura, los valores como el servicio desinteresado, el sentido del sacrificio, la preocupación activa por el amor a otros, por los pobres, etc., desaparecen poco a poco de entre nosotros. Los males que afligen a nuestra sociedad de hoy son consecuencia de eso. Si hay una salida a esta situación devastadora sólo será posible a través de un sincero abrazo de los verdaderos valores humanos y cristianos. Sin duda la Madre Teresa, a través de su vida y su misión, ha abierto el camino de esa ruta. Recordar su nacimiento se convierte en una invitación a revisar nuestras propias prioridades.

Publicado en Arnoldus Nota, diciembre 2010

——————

Thomas Malipurathu, SVD
Thomas Malipurathu, SVD

El padre Thomas Malipurathu nació en Kanjirapally, India, el 24 de octubre de 1952. Emitió sus votos perpetuos el 12 de junio de 1979. Tras completar sus estudios en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma, se incorporó al personal del Seminario del Verbo Divino de Pune. De 1990 a 1994 se doctoró en la Universidad Gregoriana de Roma. Regresó a la India, donde enseñó y fue vicerrector del Seminario del Verbo Divino. De 2004 a 2012, fue secretario de formación y educación de la Sociedad del Verbo Divino. Después de servir como rector del Seminario del Verbo Divino en Pune durante seis años, actualmente forma parte del personal de Ishvani Kendra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.