María, la que Supo Escuchar a Dios

Autor: Laura Graciela Mayol, SSpS
Tema: Devoción a María
Idioma: Inglés, Español
Año: 2021
Virgen de Luján
Virgen de Luján, Patrona de Argentina

Mi devoción a la Virgen María comenzó en mi infancia al ver y oír rezar a mi madre y a mi abuela. De ellas aprendí a invocar a la Virgen María con cariño para pedirle lo que necesito y a confiar en ella como madre, porque la considero nuestra madre y mi madre.  Es un regalo de Dios poder confiar siempre en su intercesión y ponernos bajo su cuidado.

A mí lo que siempre me llama la atención y con lo que más me identifico es cómo María supo escuchar a Dios, descubrir su voluntad y hacer lo que le pedía. La contemplo especialmente en el momento de la Encarnación, pero también en las distintas situaciones de su vida, siempre al lado de Jesús.  Por eso, cuando tengo que tomar una decisión, le pido que me ayude a escuchar lo que Dios me pide, que descubra lo que espera de mí y que me ayude a llevarlo a cabo.

Una fuerte experiencia de la presencia de María en mi vida fue en mi proceso de discernimiento vocacional. En aquella época cuidaba de mis padres ancianos, pero siempre sentí el deseo de unirme a la Congregación de las Misioneras Siervas del Espíritu Santo. Sabía que mis padres me necesitaban ya que mis hermanos estaban todos casados y con hijos y algunos con nietos.  Decidí quedarme con mis padres todo el tiempo que Dios quisiera.

Así pasó el tiempo, y pensé que las hermanas ya no me aceptarían en la Congregación por mi edad. Rece para saber qué quería Dios de mí. Él me concedió la gracia de cuidar a mis padres hasta que fallecieran y entonces pude conectarme con las Hermanas. Con el permiso de Roma, ya que tenía 45 años, pude entrar en la Congregación. Esto fue realmente una gracia de Dios por la intercesión de nuestra madre María.

Mirando nuestra espiritualidad trinitaria, veo a María como la primera Sierva del Espíritu Santo, la primera que permitió que el Espíritu Santo actuara en ella. Estrechamente unida a la Santísima Trinidad, está María como Hija, Esposa Inmaculada y Madre que supo decir sí a Dios para que Jesús viniera al mundo.

La Virgen también nos acompaña en nuestra vida misionera. Cada vez que intentamos llevar a su hijo Jesús a los demás, ahí está María, pues su mayor deseo es que su hijo sea conocido y amado. Ella nos ayuda a descubrir la presencia de su hijo en el corazón de cada persona, y así como cuidó la vida del niño Jesús, sigue cuidando a todos sus hijos e hijas, pues fue Jesús quien le pidió que fuera nuestra madre.

Especialmente en este tiempo de pandemia, en el que tanta gente sufre, creo que debemos confiar aún más en la intercesión de María. Al igual que acompañó a su hijo Jesús al pie de la cruz, seguramente acompaña a cada uno de sus hijos e hijas, especialmente si están sufriendo. Con su amor de madre nos ayuda a descubrir que no estamos solos, que ella y Jesús están siempre con nosotros, despertando nuestra confianza en Dios que siempre quiere lo mejor para cada uno de sus hijos e hijas.

En este mes de mayo dedicado a María, le pido que interceda por todos los jóvenes que sienten la llamada de Dios, que les permita escuchar la voz de Dios y dejarla resonar en sus corazones. Que no lo dejen pasar, sino que sigan buscando y pidiendo la ayuda de la Madre de Dios para que se manifieste la voluntad divina, pues quien busca sinceramente la voluntad de Dios la encontrará con la ayuda de María.

———-

Laura Graciela Mayol, SSpS
Laura Graciela Mayol, SSpS

Hna. Laura Graciela Mayol, SSpS, es de Argentina y pertenece a la Provincia Argentina de Misiones (ARM). Antes de entrar en la Congregación, fue profesora universitaria de Matemáticas y Física. Hizo su experiencia misionera transcultural en Ghana, África. Participó del Curso Internacional de Formadoras (SIFC) en Filipinas en 2007. Desde sus votos perpetuos en 2009, trabaja en el área de administración. Actualmente es miembro del equipo de liderazgo provincial y trabaja como tesorera de la misión.

Una respuesta

  1. ¡Hermoso testimonio de vida! Que nuestra Madre María acompañe a cada persona que día a día camina con vistas a lo que Dios quiere de nosotros.
    Saludos desde Leandro N. Alem, Misiones. Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.