Hermanos Misioneros SVD Siguiendo los Pasos de San José

Autor: Guy Mazola Mido, SVD
Tema: San José, Año Especial
Idioma: Inglés, Español

Con motivo del 150º aniversario de la proclamación de San José como Patrono de la Iglesia Universal, el Papa Francisco ha declarado un año especial dedicado a San José a partir del 8 de diciembre de 2020 hasta el 8 de diciembre de 2021.  En su Carta Apostólica, Patris Corde (“Con el corazón de un Padre”), el Papa invita a todos los fieles a aprovechar la oportunidad de comprometernos con la oración y las buenas obras, y a obtener la ayuda de San José, cabeza de la familia celestial de Nazaret, consuelo y alivio de las graves tribulaciones humanas y sociales que asedan el mundo contemporáneo.

Durante este año especial, inspirado en el ejemplo de San José, nuestro patrón de fe auténtica, nosotros, Hermanos SVD, estamos invitados a redescubrir nuestra relación filial con el Padre, a renovar nuestra fidelidad a la oración y a disponernos a escuchar y responder a la voluntad de Dios en un profundo discernimiento.

San José como modelo de vida religiosa

San José depositó su confianza en el plan que el Señor trató de desarrollar en su vida y en la vida de su cónyuge, María. A excepción de María, José conocía a Jesús más íntimamente que nadie. Por lo tanto, es lógico que cuando acudamos a San José, él nos ha de llevar a una mayor intimidad con su Hijo adoptivo, Jesús.

El ejemplo de San José tiene mucho que ofrecernos como modelo de vida religiosa. Su relación casta con la Virgen María es un modelo de castidad para los religiosos. Su afán por responder a la misión que se le ha confiado y su obediencia a la llamada de Dios, anima a los religiosos a adoptar su actitud de obediencia celosa a la voluntad de Dios.

San José es también un modelo de humildad y pobreza. Aparentemente poseía poco, y ciertamente no se concentró en proporcionar comodidades materiales de lujo para su familia. La gente, familiar a Jesús incluso identificó a Jesús diciendo: “¿No es este el hijo del carpintero?” (Mateo 13:55). Ellos no pudieron aceptar la extraordinaria sabiduría y las maravillosas acciones de Jesús debido a su origen humilde, hijo de un carpintero sencillo, pobre y de clase trabajadora.

“José nos enseña que la fe en Dios incluye creer que puede obrar aun a través de nuestros temores y nuestras debilidades. También nos enseña que, en medio de las tempestades de la vida, nunca debemos tener miedo de dejar que el Señor dirija nuestro curso. A veces, queremos tener el control total, pero Dios siempre ve el panorama general”(Patris Corde, p.4).

Dios confió a San José la tarea de proteger el Verbo Encarnado y a Su Santísima Madre. También Dios nos ofrece a San José como protector de la Iglesia Universal. Del mismo modo, el legado de San Arnoldo Janssen de confiar en la intercesión de San José fue transmitido a la Congregación. Muchas fundaciones e instituciones de la SVD fueron confiadas a su protección intercesora incluso después de la muerte de San Arnoldo. Oremos para que la intercesión de San José nos ayude a seguir su ejemplo de servicio desinteresado e incansable a la Iglesia.

La devoción de San Arnoldo Janssen a San José[1]

San Arnoldo tenía una fuerte devoción personal por San José y se volvió hacia él en varias necesidades. Ya en noviembre de 1874, escribió el primer artículo sobre el proyecto de la nueva Casa Misionera en el “Pequeño Mensajero del Sagrado Corazón de Jesús” que atrajo la atención de algunas personas e inspiró sus primeras donaciones a la causa. Las necesidades eran mucho más grandes y urgentes que las pequeñas ofertas que Steyl había recibido.

Sin embargo, a principios de 1875, San Arnoldo recibió una donación inesperada de 9.000 DM en el mes dedicado a San José. La donación fue como un regalo del cielo de un benefactor desconocido a través de las Hermanas Pobres de San Francisco de Aquisgrán. San Arnoldo envió una carta de agradecimiento al donante anónimo a través de las Hermanas. Para él fue una ayuda mediada por San José. Esta donación significó una contribución decisiva en la compra de una casa con jardín e iniciar así su sueño misionero con la apertura de la Casa Misionera el 8 de septiembre de 1875. En su carta de agradecimiento, el Fundador mencionó a San José tres veces como nuestro afectuoso intercesor con Dios. Siempre que San Arnoldo quería construir algo, pedía a los alumnos a que oraran fervientemente a San José, el tesorero celestial.

El importante papel de San José en la SVD estuvo estrechamente relacionado con la introducción del Instituto de Hermanos Laicos dos años después de la fundación de la Casa Misionera en Steyl. San Arnoldo siempre los trataba con especial consideración y los llamaba “los buenos Hermanos”. Y en San José, vio el modelo de modestia y sencillez de vida para los Hermanos y su justo patrón.

Nosotros, aprovechando esta oportunidad única de ser instruidos por San José de “una manera directa” durante este año, volvamos entonces a él y pidamos su orientación sobre los aspectos que necesitamos trabajar en este momento, y para que podamos progresar en la transformación de nosotros mismos.

San José como modelo para los Hermanos SVD

Sin duda, como se dijo anteriormente, una de las mayores inspiraciones de la vida de San Arnoldo fue la de conectar la vocación de los Hermanos con San José como modelo y patrón natural. Las fiestas de San José fueron ocasiones de celebraciones especiales. A menudo los Hermanos novicios recibían sus hábitos y profesaban sus votos en la fiesta del santo.

Su figura discreta marcó eficazmente el plan de salvación de Dios tal como lo hicieron los Hermanos para la misión de la Sociedad. San Arnoldo habla de San José como el santo patrón de los carpinteros y ebanistas. El carpintero de Nazaret ha encarnado las virtudes del trabajador silencioso y diligente, sobresalientes en pronta obediencia, firmeza y fidelidad en la tarea confiada. Estas eran las cualidades eminentes y necesarias para la nueva y próspera empresa misional de San Arnoldo, para que esta nueva iniciativa misionera pudiera tener éxito y dar muchos frutos.

El silencio de San José en los Evangelios es signo de la virtud de la humildad, virtud clave de nuestra vida religiosa. El hecho que proveía a su familia como carpintero es un signo de un trabajador fiel y calificado, y de su comprensión de la llamada y la dignidad del trabajo. Del mismo modo, se invita a los Hermanos SVD a desarrollar habilidades para proveer generosamente a los pobres y a los marginados a los que servimos. Como padre adoptivo, cuidó a la Virgen y Jesús más directamente. Los Hermanos están llamados a la adoración de Jesús en la Eucaristía, vigilando durante muchas horas diarias. San José fue llamado a ser padre, para proveer, proteger, defender, amar y pastorear a su familia. Nosotros, Hermanos, no somos padres biológicos, pero estamos llamados a ser padres espirituales de muchas almas: de las víctimas del abuso sexual y la trata de personas, de los refugiados, los migrantes y los sintecho. Son estas almas las que estamos llamados a ser “padre” para proveerlas, protegerlas, defenderlas, amarlas y pastorearlas.

San José carpintero enaltece el trabajo manual que a menudo es despreciado. San José se santificó realizando su trabajo con competencia y honestidad. Santificó su obra poniendo lo mejor de sí mismo en un espíritu de fe y oración. Fue en una existencia discreta, diaria y oculta que San José vivió en íntima unión con Dios. En este sentido, muestra el camino a la santidad en la vida ordinaria, a la que están llamados todos los cristianos.

De manera similar, la mayoría de nuestros Hermanos manejan responsabilidades muy prácticas necesarias para el cuidado de las infraestructuras y el mantenimiento de nuestras comunidades e instituciones en tales funciones y profesiones como recepcionistas, sacristanes, ingenieros, arquitectos, carpinteros, médicos, mecánicos, etc. Su esfuerzo, trabajo, compasión, caridad y obediencia los conducen a ellos a estar disponibles para todo tipo de servicios con humildad y discreción. Todos ellos dedican sus propias habilidades al servicio de Dios y a la obra de la Congregación. Y se espera que todos difundan la fe a través de su interacción con las personas e intercambios espirituales. No trabajan para recibir honores o recompensas, sino para que otros puedan encontrarse con Cristo, conocerlo y amarlo.

La extraordinaria historia de los Hermanos Verbitas nos anima a maravillarnos con sus impresionantes logros. El secreto de estos logros parecía ser revelado por el P. Hermann Fischer en su libro Mission Brothers (Hermanos Misioneros), en el que afirma: “El servicio tranquilo y fiel de Dios llenó sus vidas y dio a sus vidas un valor imperecedero. Su grandeza reside en su interior, en su lealtad silenciosa y fuerte a Dios” (K. Méller, The Renewal Chapters of the Society, 6).

Durante este ‘Año de San José’, con su intercesión, dejemos que nuestro ser Hermanos Verbitas religiosos hable con razón por nosotros como hombres de Dios, hombres de oración, hombres de acción y hombres para los demás. Comprometámonos a testimoniar la presencia de Dios en nuestra vida y en el mundo. Revelemos nuestra identidad más a través del ejemplo que por nuestros labios, y más haciendo que definiendo. En resumen, promovamos y preservemos la dignidad y la justicia humana a través de nuestra postura profética y nuestra experiencia profesional.

[1] Miotk, Andrzej, SVD, “San José: nuestro modelo y protector”, un retiro predicado a los miembros del Colegio del Verbo Divino, Roma (enero de 2021), con motivo del ‘Año de San José’.

———–
El hermano Mazola Mido, Guy, misionero del Verbo Divino (SVD), es de la República Demócratica del Congo. Ex misionero en Filipinas y en su país de origen, ahora esta trabajando en Roma como Consejero General.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.