Jóvenes sedientos de la Palabra de Dios

Autor: Hna. Josefa Twapita, SSpS
Tema: Viviendo nuestra Espiritualidad y Carisma en medio de COVID 19
Idioma: Inglés, Español

Muchos de los jóvenes de esta parte del mundo sienten la presión y los desafíos del COVID19. Por lo tanto, pidieron tener un fin de semana de oración porque sienten que la única manera es volverse a Dios y pedir ayuda a través de la oración. Las hermanas, a pesar de la pandemia, decidieron ponerse sus máscaras y reunir a los jóvenes de la estación de la Parroquia de la Trinidad en Chole, Etiopía, para orar juntos.

“Danos hoy nuestro pan de cada día…” (Mt.6:11)

Así es como el fin de semana de oración comenzó. Del 2 al 4de octubre, los jóvenes se reunieron en el salón de la Capilla para la oración. El tiempo de oración comenzó con una vigilia nocturna el viernes en la que los jóvenes oraron por sus propias necesidades y en solidaridad con los afectados por COVID19. El sábado, las hermanas con el sacerdote viajaron para encontrarse con los jóvenes que ya estaban allí esperándolos. El programa comenzó alrededor de las 10:00 a.m., con una oración al Espíritu Santo.

A pesar de que algunos desafíos son únicos en esta etapa, otros están relacionados con los experimentados en la adolescencia. Los desafíos incluyen:   diferencias relacionadas con la toma de decisiones y un apoyo inadecuado. A menudo, las decisiones importantes de la vida sobre la carrera, ir a la universidad y con quién casarse o cómo elegir la congregación adecuada para ir, se toman durante la etapa de adultos jóvenes. En la forma tradicional, había apoyo para este tipo de jóvenes en todas las etapas de su desarrollo. Hoy, sin embargo, todos asumen que el joven no necesita ayuda, ya que ya es un adulto. Incluso cuando recurren a la Iglesia, sienten que no hay suficiente apoyo. Esto significa que los jóvenes a menudo carecen de la información y el asesoramiento necesarios que podrían ser la clave para permitirles tomar la decisión correcta. Es por ello, que el primer fin de semana de octubre, el equipo pastoral se reunió con los jóvenes de la Parroquia Trinidad para discutir y orar por todas estas cuestiones que los jóvenes están experimentando.

Por el hecho que pidieron ayuda, el equipo también trajo a un sacerdote para que los jóvenes pudieran ir a confesarse durante su tiempo de oración y también tener la celebración eucarística. Así, los jóvenes se tomaron el tiempo para reflexionar sobre los desafíos a los que se enfrentan, especialmente en este momento de la pandemia.

Muchos compartieron la presión que enfrentan de sus padres, compañeros y sociedad, lo que puede ser incómodo para ellos. Algunos compartieron que estas expectativas pueden afectar negativamente su autoestima, ya que luchan por satisfacer demandas diferentes y a veces contradictorias sobre completar un curso, ganar dinero, salir de casa, casarse, apoyar a sus hermanos pequeños, incluso el desafío de comprar algo que les gusta.

Después de escuchar todos estos desafíos a los que se enfrentaban, se pidió a los jóvenes que se tomaran algunos momentos en silencio y reflexionaran sobre lo que habían compartido. Entonces se les hicieron dos preguntas: 1- ¿Qué significa para los jóvenes cuando dicen: Yo no soy libre? 2- ¿Qué pueden hacer los jóvenes por los demás? Mirando alrededor parecía que muchos no estaban preparados para responder a estas preguntas, entonces el equipo abordó algunos de los problemas que enfrentan los jóvenes que los hacen infelices. Al final se acordó que algunos jóvenes necesitan ayuda especial para lidiar con cuestiones relacionadas con sus vidas. Por ejemplo, un joven puede necesitar apoyo para encontrar un trabajo o volver a la escuela.

En la segunda mitad del programa, el equipo abordó el tipo de desafíos que enfrentan los jóvenes y compartieron que este desafío puede variar de individuo a individuo. Y que estos cambios pueden afectar a todo el joven en su maquillaje biológico, psicológico, social y espiritual. Por lo tanto, una conciencia de estos cambios y una mejor comprensión de cómo hacer frente a los desafíos resultantes pueden ser útiles para ellos. Los jóvenes estuvieron de acuerdo y se sintieron agradecidos de escuchar algunos de los consejos que se les dieron.

Autocontrol y Autodisciplina

Por la tarde se aconsejó a los jóvenes que cultivaran el autocontrol y la autodisciplina, ya que la falta de ella puede traer miseria. (Prov. 25:28), “Como una ciudad cuyos muros están derrumbados, así es un hombre que carece de autocontrol.” Dado que este es un momento de luchas e incertidumbres, uno no debe pensar en sí mismo, porque estamos llamados a compartir y a estar unidos con todos los que sufren.  Los jóvenes también fueron informados sobre cuántos jóvenes en Etiopía se ocupan de diferentes cuestiones como: pobreza, drogas, alcohol, trata de personas y desafíos en el sistema educativo. Entonces se instó a los jóvenes a orar continuamente y dar gracias en todas las circunstancias

Después de este discurso, los jóvenes tuvieron adoración al Santísimo Sacramento con el sacramento de la reconciliación, seguido de la celebración eucarística. Después de la misa, todos se sumaron a una comida tradicional compartida preparada por ellos. El domingo, la celebración eucarística comenzó a las 11:00 a.m., a lo que una vez más el sacerdote instó a los jóvenes a orar incesantemente, les que dijo que se atrevan a orar para que sucedan grandes cosas, oren y trabajen, utilizando los medios disponibles para ustedes, y a su manera reconozcan a Dios y busquen al Señor mientras él pueda ser encontrado. Dios escucha y responde a nuestras oraciones.  Continúen orando y pidiendo Su misericordia. Al final, los jóvenes expresaron su gratitud y de cómo el programa los ha fortalecido para enfrentar estos desafíos abordados. Con eso se concluyó el programa, y todos fueron invitados a una ceremonia de café, que es la tradición en Etiopía. Algunos invitaron a los ancianos a bendecir al sacerdote y a las hermanas y también dieron una palabra de agradecimiento a los jóvenes por su valentía y perseverancia durante el período de encierro. Todos le dimos gracias a Dios por su protección y luego nos fuimos por distintos caminos. Gracias.

———-
Hna. Josefa Da Natividade Felix Twapita, SSpS, es de Angola y está trabajando en Etiopía desde hace 10 años con mujeres, proyecto agrícola, pastoral con niños y jóvenes y Educación Infantil No Formal. Estudió Consejería y es Formadora y Promotora Vocacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.