Viva el Corazón de Jesús en los corazones de toda la humanidad

Autor: Hugo Jose Calis, SVD
Tema: El Sagrado Corazón de Jesús
Idioma: Inglés, Español
author Hugo Calis, SVD
author Hugo Calis, SVD

Soy oriundo de una provincia pequeña, al noreste de Argentina que debe su nombre a las misiones jesuíticas entre los guaraníes. Misiones todavía se caracteriza por una religiosidad muy profunda expresada en las devociones y fiestas del pueblo a lo largo del año. Desde que tengo uso de memoria recuerdo haber visto en muchas casas la imagen del Sagrado Corazón de Jesús enmarcada en un cuadro. En la casa de mi bisabuela paterna, esa imagen adornaba una pared pintada de color celeste como indicando la transparencia del cielo que se hacía uno con los que habitaban en ese hogar; por cierto ellos eran muy religiosos.

Cuando vine al África y sobre todo cuando estaba trabajando en Tanzania, la imagen del Corazón de Jesús allí estaba adornando una pared de adobe en una aldea del interior o sobre un fino revocado en una casa de la ciudad. Aún más para mi sorpresa me he encontrado con esa misma imagen en hogares de hermanos de otras denominaciones cristianas. Una imagen muy dulce de Jesús con su pecho abierto mostrando un corazón en llamas brotando de el rayos de luz, traspasado por lanzas, circundado de espinas. Un corazón que une y no divide, un corazón ecuménico, que reúne a los que están dispersos en una gran familia, que lleva a descubrir al otro no como un enemigo sino como un hermano o hermana. Que todos sean uno ese era uno de los deseos más íntimos de Jesús y su sueño antes de que su corazón se desgarre por la crueldad de los hombres en la cruz.

¿Qué tiene el Corazón de Jesús que tantos le rinden homenaje en diversas culturas? Creo que una de las respuestas a esa pregunta y más aún en el contexto mundial que estamos viviendo de pandemia es que la devoción brinda consuelo y alienta a no perder la esperanza en la confianza de que siempre hay una salida, inclusive en las peores situaciones de la vida. Las dificultades y desafíos que tantos experimentan día a día por cuestiones económicas, de salud, de deterioro de relaciones familiares, de aislamiento, soledad, y tantas otras; lleva a que muchas personas se sientan atraídas a depositar las aflicciones en Jesús que espera con el corazón abierto a cada uno para dar consuelo, descanso y animo. El corazón traspasado de Jesús sufre en cada persona que sufre y se alegra en cada ser humano que encuentra en el aliento para el camino.

“Viva el Corazón de Jesús en los corazones de toda la humanidad.” Es una de las oraciones y lema de nuestro fundador Arnoldo Janssen, quién fue un gran devoto del Corazón de Jesús y un fiel promotor inclusive antes de embarcarse en la obra misionera de Steyl. No hay duda de que nuestro fundador descubrió el Corazón vivo de Jesús en cada ser humano que se habre paso a la gracia divina. Soñaba con que ese Corazón que es la presencia intima de Dios, viva en cada ser humano en todas las culturas y por ello su sueño era que sus misioneros y misioneras puedan llegar a los lugares más recónditos del planeta para allí anunciar la buena nueva de consuelo y esperanza.

Para los miembros de la familia Arnoldina, es muy significativa la oración de San Arnoldo y la recitamos en muchas ocasiones, quizás muchas veces sin pensar en la profundidad de la misma. Por lo general no hay reunión, encuentro o momento de oración donde esa oración no forme parte del repertorio. 

Si avanzamos un poco más con nuestra reflexión, es claro que sin corazón no podemos existir. De acuerdo a las ciencias biológicas, el corazón es el primer órgano que se forma y comienza a latir apenas unos días después de nuestra concepción en el vientre materno. Cuando el corazón deja de palpitar, la vida se acaba, un ciclo termina. El corazón es principio y fin, es fuente que deja fluir la vida en el cuerpo. Por lo tanto podemos concluir que del Corazón de Jesús emana la vida del creyente y a él regresa cuando su misión se acaba.

Ahora bien, ¿qué queremos decir cuando hablamos de un corazón que es sagrado? No podemos dejar de referirnos a la Biblia, en ella se menciona la palabra “corazón” más de ochocientas veces y no se refiere solo a un tejido muscular que bombea sangre al cuerpo. En un lenguaje profundo y poético es la sede de las actitudes, emociones y de la inteligencia. “Por encima de todo cuidado, guarda tu corazón, porque de él brotan las fuentes de la vida.” (Pr 4, 23), “Porque donde este tu tesoro, allí estará también tu corazón.” (Mt 6, 21), “El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca lo bueno, y el malo, del malo saca lo malo. Porque de lo que rebosa el corazón habla su boca.” (Lc 6, 45), “Amaras al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” (Mt 22, 37).

Estos textos bíblicos entre otros dejan bastante claro que todo corazón es creado como fuente de la vida y motor del amor. En él anidan los sentimientos y pretensiones más profundas del ser humano pero es también allí donde los rencores y violencias de todo tipo tienen su origen. El corazón es sagrado pero se contamina con las semillas del mal, en Jesús eso no sucede pues su corazón no está contaminado con el pecado que mancha y degenera el corazón del hombre.

Jesús dice: “Vengan a mi todos los que están cansados y agobiados que yo les daré descanso. Tomen sobre ustedes mi yugo, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón…” (Mateo 11, 28 – 29). En un mundo dividido y desgarrado por miserias de todo tipo, lejos de ser una devoción pasada de moda, el Sagrado Corazón de Jesús tiene más vigencia que nunca.

Estamos invitados a centrar y orientar nuestra vida desde Él. Él es la fuente desde donde nos entregamos en la tarea misionera con un corazón ardiente y apasionado. Solo centrados en Él nuestro servicio misionero será más efectivo. Cercano a los que necesitan, dispuestos a compartir o sufrir con los que sufren. Con oídos y corazón atentos, en una actitud de lucha para desterrar el mal que oprime las existencias y mata la felicidad de los corazones. 

Y a ti querido hermano / hermana, ¿qué sentimientos te despierta el Corazón de Jesús? ¿Qué te dice? ¿A qué te invita?

Hugo J. Calis, SVD

9 respuestas

    1. Estimado Jorge, gracias por visitar esta pagina y por tus buenos deseos. Muchas bendiciones desde Kenia, tierra de mision.

  1. God Who is Love gifted us with the Sacred Heart of Jesus! Thank you, Fr. Hugo for the deeply meaningful thoughts you shared on what the heart stands for. I will, with all my heart, and with God’s grace always entrust my all to the Heart of Jesus. Therein, I can be a true servant of the Holy Spirit of Love.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.