Nuestra Vida de Oración

Autor: SSpSAP Hermanas de la Adoración del Espíritu Santo
Tema: Vida de Oración
Idioma: Inglés, Español
Editorial: Convento Mount Grace, Saint Louise, Missouri – USA / Traductor: Carlos Melvin, SVD
Año: 2020
Community of Pink Sisters on prayer

“Al lado de nuestra Fe, nada valoramos tanto como el don de nuestra vocación contemplativa-misionera, en la que reconocemos un signo inconfundible del amor divino. Esta gracia inmerecida debe llenarnos constantemente de gozo y gratitud “.
De nuestras Constituciones

“En la vida de hoy, a menudo ruidosa y perturbadora, es más importante que nunca recuperar la capacidad de silencio  interior y contemplación. La Adoración Eucarística lo permite no solo centrada en el ‘yo’ sino más aún en compañía de ese ‘Tú’ lleno de amor que es Jesucristo, ‘el Dios que está cerca de nosotros’ ”(Papa Benedicto XVI).

Intercesión

No importa por quién se ofrezcan específicamente nuestras oraciones, nuestra vida de oración en su conjunto es para el honor y la gloria del Dios trino y la salvación de todas las personas. La contemplación y la intercesión van juntas y se entrelazan en un simple gesto sin palabras. En la contemplación nos dirigimos primero a Dios y su amor; de su amor llegamos a las necesidades de la humanidad. En intercesión, nos dirigimos primero a la humanidad y sus necesidades, y llegamos a Dios, que puede aliviar todas las necesidades. Nuestra vida, totalmente dedicada a Dios, es una intercesión continua, incluso cuando no estemos formulando expresamente oraciones de intercesión.

Oración por los sacerdotes

Somos especialmente conscientes de la exhortación de nuestro Señor, “Pídanle al Señor de la mies que envíe obreros a su mies”, y respondemos con oración y sacrificio por los sacerdotes, una obligación especial que nos dio San Arnoldo.

Conscientes de que la evangelización del mundo no puede realizarse sin buenos sacerdotes que, en el espíritu de Jesús, el eterno sumo sacerdote, guiarán al pueblo de Dios, nuestra intercesión se ofrece día y noche ante todo por aquellos que se dedican a la obra de Dios.

Proclamando las buenas nuevas. Durante cada hora de adoración nocturna, las Hermanas interceden por los sacerdotes, vivos y difuntos, ya sea rezando el rosario mariano u otra forma de oración.

Liturgia

Nuestra unión viva con el Señor, iniciada en el Bautismo y fortalecida por nuestros votos religiosos, se intensifica en la liturgia y en nuestro encuentro con el Señor en su palabra. La Sagrada Eucaristía contiene toda la riqueza espiritual de la Iglesia: Cristo mismo. Mediante nuestra participación activa diaria en este misterio, nos unimos a la inmolación del Señor y compartimos plenamente los frutos de la Misa. Nuestra celebración de la Liturgia de las Horas en coro nos une a toda la Iglesia. En él también encontramos un rico alimento para la oración personal y una abundante fuente de gracia y fuerza para nuestra vida contemplativa.

El año litúrgico, que gira en torno a los misterios de la vida de Nuestro Señor, nos lleva a través de una variedad de temporadas y siempre nos impulsa a una participación más plena en la vida de Jesús. El año litúrgico estimula y nutre nuestra vida espiritual, ya que nos lleva desde el advenimiento de Cristo hasta la culminación de nuestra redención en el evento pascual. El domingo, el Día del Señor, es para nosotros un día de gozo y relajación comunitaria al recordar nuestra resurrección en Cristo en el bautismo y dar gracias al Dios trino por los dones de la creación, la redención y la santificación.

María

Un comentario sobre la espiritualidad de las Hermanas de la Adoración del Espíritu Santo estaría incompleto sin mencionar a María, la Madre del Señor y Esposa Inmaculada del Espíritu Santo. La vemos como un modelo de atención fiel y amorosa a la palabra de Dios. Por su Fiat, expresado desde una fe profunda y en el poder del Espíritu Santo, se convirtió en la Madre del Redentor y dio vida al mundo. Reflexionó sobre la palabra de Dios en su corazón y contempló sus obras salvadoras. Ella se hizo una con la entrega de su Hijo al Padre para la salvación del mundo. Con los discípulos, perseveró en la oración por la venida del Espíritu. En esta actitud de intercesión prosigue su misión salvífica en el misterio de la Iglesia. Así su vida nos muestra el sentido y el objetivo de nuestra vocación en el corazón de la Iglesia.

La Fiesta de la Inmaculada Concepción de María, el 8 de diciembre, es el día de fundación de nuestra Congregación. Fue en este día de 1896 que San Arnoldo estableció oficialmente nuestra comunidad y confió su bienestar espiritual y temporal a la solicitud maternal de la Virgen María. Con ella cantamos las grandes cosas que Dios ha hecho y seguirá haciendo en nosotras.

El Claustro – Convento

Una pared para mantenerme dentro o una barrera para mantenerte fuera
O ninguno, pero … ¿punto de encuentro?

Entre tú y yo, un espacio que ninguno de los dos puede entrar
un espacio especial muy sagrado … punto de encuentro.

¿Obstáculo? ¿Gravamen?
¿O la entrada al interior de ‘cosas profundas’?

El recinto caracteriza nuestro estilo de vida como religiosas enclaustradas y contemplativas, y suele ser el mayor obstáculo para comprender el valor de nuestra forma de vida y nuestro servicio particular al mundo. Ciertamente somos conscientes de que Dios se puede encontrar en todas partes y en cualquier lugar y que la oración no se limita a cuatro paredes. Pero los signos visibles de cerramiento, como las paredes y las rejas, no son importantes en sí mismos; es más bien el aislamiento que proporcionan. Nuestra vida contemplativa requiere un aislamiento del cual nuestro recinto es signo y forma. El claustro proporciona un espacio de separación, soledad y silencio, donde se puede buscar a Dios más libremente en una vida no solo para él y con él, sino también en él solo. No es un retiro negativo, sino un lugar apartado en el que buscar continuamente a Dios en el misterio de un amor total y exclusivo. Nuestro encierro no nos aleja de los demás. Por el contrario, la comunión con el Dios que es el amor mismo nos llena de comprensión compasiva y amor por todos. Nuestra entrega espiritual, en Cristo y por medio de Cristo, trasciende todos los límites. Nuestro retiro enclaustrado del mundo nos permite hacer nuestras las preocupaciones y las penas de todas las personas al ofrecerlas en oración.

“En la atenta espera del regreso del Señor, el claustro se convierte en respuesta al amor absoluto de Dios por su criatura y en la realización de su deseo eterno de acoger a la criatura en el misterio de la intimidad con el Verbo, que se entregó a sí mismo como Esposo en la Eucaristía y permanece en el sagrario como corazón de plena comunión con él, atrayendo hacia sí toda la vida de la monja de clausura para ofrecerla constantemente al Padre. Al don de Cristo Esposo, que en la cruz ofreció su cuerpo sin reservas, la monja responde en términos similares con el don del ‘cuerpo’, ofreciéndose con Jesucristo al Padre y cooperando con él en la obra de la redención. ” (Verbi Sponsa)

Nuestra vida comunitaria

“Antes de ser una construcción humana, la comunidad religiosa es un don del Espíritu. Es el amor de Dios, derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, de donde nace la comunidad religiosa y se construye como una verdadera familia reunida en el nombre del Señor. Por tanto, es imposible comprender la comunidad religiosa si no partimos de que es un don de lo alto, de que es un misterio, de que está enraizada en el corazón mismo de la Santísima Trinidad.

Al crear al hombre y la mujer a su imagen y semejanza, Dios los creó para la comunión. Dios Creador, que se reveló como Amor, como Trinidad, como comunión, los llamó a entrar en una relación íntima consigo mismo y en una comunión interpersonal entre ellos. Ésta es nuestra máxima vocación: entrar en comunión con Dios y con nuestros hermanos y hermanas ”. (Vida fraterna en comunidad)

No nos elegimos unos a otros; cada uno de nosotros fuimos elegidos por Dios para ser un regalo para el otro. Venimos de varios países, tenemos diferentes temperamentos y somos de una amplia variedad de diferentes grupos de edad. Es muy probable que la mayoría de nosotros nunca nos hubiéramos cruzado, y mucho menos hubiéramos elegido vivir juntos, si no hubiéramos entrado en la vida religiosa. Lo único que todos tenemos en común es que escuchamos y respondimos al llamado de Dios para convertirnos en Hermanas de la Adoración del Espíritu Santo. Dios mismo eligió a nuestros compañeras; nos unió en una sola familia religiosa. Al orar unos con otros y por los demás, esforzándonos unidos hacia el mismo objetivo y viviendo juntas como Hermanas, cultivamos la conciencia de que todos somos uno en el Señor en alegría y dolor. En la celebración de la Eucaristía, eje de nuestra vida comunitaria, recibimos la fuerza necesaria para el servicio desinteresado y humilde; porque “aunque somos muchos, somos un solo cuerpo, porque todos compartimos de un mismo pan” (1 Corintios 10:17).

“Particularmente significativo es el testimonio ofrecido por hombres y mujeres contemplativos. Para ellos, la vida fraterna tiene dimensiones más amplias y profundas que derivan de la exigencia fundamental de esta vocación especial, la búsqueda de Dios solo en el silencio y la oración. Su atención constante a Dios hace que su atención a los demás miembros de la comunidad sea más delicada y respetuosa, y la contemplación se convierte en una fuerza que los libera de toda forma de egoísmo. La vida fraterna en común, en un monasterio, está llamada a ser signo vivo del misterio de la Iglesia: cuanto mayor es el misterio de la gracia, tanto más rico es el fruto de la salvación ”. (Vida fraterna en comunidad)

Nuestro Horario Diario

Cuando las personas escuchan por primera vez sobre las “Hermanas Rosadas”, a menudo se quedan perplejas. ¿Mujeres que pasan toda su vida escondidas detrás de los muros de un claustro? Con frecuencia escuchamos la pregunta: Hermana, ¿qué haces todo el día? Muchos se sorprenden al descubrir que nuestro horario está muy ocupado y nuestra vida es muy satisfactoria.

Nuestras se centran en la Adoración Eucarística y nos reunimos como comunidad siete veces al día para la oración litúrgica. El tiempo que no se dedica a la oración pública o privada se utiliza para nuestras diversas tareas laborales, desde cocinar y limpiar hasta contestar la correspondencia y cuidar el jardín. También nos aseguramos de equilibrar la intensidad de nuestro estilo de vida con tiempo para la recreación y la diversión.

Nuestra espiritualidad nos enseña, sin embargo, no a separar nuestras vidas en “oración”, “trabajo”, “recreación”, sino a permitir que todas las cosas fluyan juntas armoniosamente en un todo: un acto continuo de alabanza al Dios Trino.

La convivencia armoniosa y el cumplimiento eficiente de nuestros deberes requieren un horario regular, que prescriba los tiempos de oración y trabajo, de silencio y recreación, y de todas las reuniones comunitarias. La fidelidad al horario requiere desinterés y es una expresión de nuestro amor, ya que somos considerados con el tiempo de oración, trabajo o descanso de los demás.

  • 5:15 am Levantamiento
  • 5:45 am Oración de la mañana (Liturgia de las horas)
      • Período de meditación
  • 7:00 am Celebración eucarística
      • Desayuno
      • Oficio de lecturas y oración de media mañana (liturgia de las horas)
      • Deberes asignados
  • 11:45 am Oración del mediodía (Liturgia de las horas)
      • Almuerzo
      • Oración de media tarde (liturgia de las horas)
  • 1:00 pm Hora Libre
      • Deberes asignados
  • 3:15 pm Pausa para el café -Merienda.
      • Deberes asignados
  • 4:00 pm Oración vespertina (vísperas) y bendición (domingos)
  • 5:00 pm Oración vespertina (vísperas) y bendición (días laborables)
      • Deberes asignados
  • 6:30 pm La Cena
      • Recreación comunitaria
  • 7:45 pm Oración nocturna (Liturgia de las horas)

Diariamente, cada Hermana tiene un período de 45 minutos ante el Santísimo Sacramento y una hora para la oración personal y la lectura espiritual. Cada Hermana también guarda una hora de adoración nocturna cada dos noches.

“Sólo la unión viva con Cristo puede hacer fecundo nuestro servicio y nuestra vida comunitaria regulada por los consejos evangélicos. Porque el Señor ha dicho: “Yo soy la vid, ustedes son los sarmientos”. El que permanece en mí, y yo en él, da fruto en abundancia; porque separados de mí nada puedan hacer ‘(Juan 15: 5) “.
De nuestras Constituciones

Fuente: http://www.mountgraceconvent.org/digresshtml/life.html el 19/11/2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.