Comunidad "Ver las cosas desde el punto de vista de Dios"

Autor: SSpSAP Traductor: Jarlat Melvin, SVD
Tema: Constitución 112: Amor El Don de la Piedad
Idioma: Inglés, Español
Editorial: Generalato SSpSAP
Año: 1997
  1. El testimonio del amor fraterno en la comunidad entre la Madre María Micaela y la Beata María Virgo, que eran diferentes en personalidad, carácter y educación, es indicativo del poder de la gracia de Dios en acción en aquellos que realmente buscan amarlo a Él y a su prójimo con el corazón de Jesucristo. (BMV pág.95)
  2. El cambio de rol cuando la Madre María Micaela se convirtió en ser la superiora de María Virgo cuando ingresó a las hermanas contemplativas era de interés para cada una de ellas. Las cartas de la Beata María Virgo desde el claustro atestiguan que la relación entre las dos fundadoras era de armonía. La Madre María Micaela entendió la situación de su ex superiora e hizo todo lo que estuvo a su alcance para facilitar el traslado y la vida de la Beata María Virgo y la vida en el convento. La animó a escribir a las hermanas de Argentina. Ella le dio la tarea de cuidar la capilla, sabiendo bien que la mayor alegría de la Beata María Virgo fue vivir en la presencia eucarística. También le pedía consejos con frecuencia y la mantenía en contacto con las Hermanas Misioneras con la mayor frecuencia posible. (BMVp. 151)
  3. La Beata María Virgo estaba profundamente consciente de la íntima conexión que existe entre el amor fraterno, la oración y la paz interior. Ella guardó esta unidad de amor a Dios y al prójimo como verdadero fundamento de la vida comunitaria. En sus instrucciones a las Hermanas, escribió: “Debido a que es tan importante que el amor fraternal se practique de la manera correcta y se valore, haremos, con la ayuda de Dios, nuestro mejor esfuerzo para que esto se haga entre nosotras. El amor interior es ciertamente lo principal; sin embargo, nuestro comportamiento exterior hacia nuestras hermanas contribuye enormemente a ello. Por eso tendremos mucho cuidado de no lastimar a ninguna hermana, acerémonos siempre con un trato amable y cariñoso. Sonriente, esfuérzate por mantener nuestro corazón en línea con lo que realmente decimos. Si bien el silencio es ciertamente importante, creo que mantener el amor entre las hermanas con una palabra amistosa es aún más importante “(BMV p. 150).
  4. Beata María Virgo señaló una y otra vez lo necesario que es perdonarse unos a otros, soportar las debilidades de los demás, encontrarse con bondad, no tomar nada mal y tener paciencia unos con otros. Ella siempre trató de “ver a los demás desde el punto de vista de Dios”. Ella decía: “¡Alégrense cuando se encuentren! Adorare con reverencia a Dios y el Espíritu Santo en el corazón de la otra hermana”. Así como contemplamos con fe al Cristo Resucitado presente en el Santísimo Sacramento, con el Padre y el Espíritu Santo, así debemos mirar con fe al Cristo resucitado presente en los corazones de nuestras hermanas y hermanos con el Padre y el Espíritu Santo. (BMV pág. 159)
  5. La Madre María Micaela, que siempre fue la maestra, siempre estaba ansiosa por aprender y conocer el misterio de la Santísima Trinidad que habita en sus hermanas. Su dicho: “todas las hermanas por igual” surge de la comprensión de que la misma Trinidad divina habita en cada hermana y, por lo tanto, cada una merece el mismo respeto y honor que un templo del Espíritu Santo. (MMM2p.143).
  6. La Madre María Micaela trató a los demás con integridad, generosidad, sencillez, bondad y amabilidad. Sabía que estos valores del Evangelio eran fundamentales para la vida comunitaria. (MMM 1 pág.27)
  7. La Madre María Micaela dijo: “Siempre debemos juzgar a los demás con indulgencia y debemos mostrar más amor precisamente a aquellos que nos muestran menos; muy a menudo son ellos los que más necesitan experimentar el amor de Dios a través de nosotros. Es así fácil para nosotros ser buenos; Dios nos ha enriquecido de muchas maneras: poseemos en abundancia muchas cosas que otros ni siquiera tienen. ” (MMM2 pág.109).
  8. La hermana de una niña de Silesia, Alemania, que se estaba preparando para ingresar a la Congregación, escribió sobre la Madre María Micaela: “El sincero interés de la Reverenda Madre por mi hermana y por mí, su manera modesta, su alegría y cordialidad no fingidas me ganó por completo; sí, hasta despertó en mí el deseo de entrar con mi hermana “(lo que hizo al día siguiente) (MMM 2 p. 102)
  9. La Madre María Michael solía decir: “La alegría es un deber que tenemos para con los demás” y la impresión que dejó en los demás atestigua aquí el cumplimiento de ese deber. (MMM2p.106)
  10. En la Navidad de 1897 La Beata María Virgo rezó pidiendo la gracia “de engrandecerse en el santo amor de Dios y de un corazón verdaderamente maternal para las hermanas. Además, suplicó la gracia:” de soportar cada humillación y rechazo con paciencia, con santa resignación, y con profunda gratitud a Dios, con fidelidad y humildad cumplir los deberes hacia la Hermana encargada.
    Maria Seraphim. “(La Hermana joven y sin experiencia (Marie van Basten-Batenburg) a quien se le había dado preferencia sobre ella y fue la encargada de las Hermanas de la Adoración y las Hermanas Misioneras hasta que San Arnoldo se dio cuenta de su incapacidad para la vida religiosa y la sacó de oficio y la devolvió a su familia en 1898) (BMV págs.90-92)
  1. El amor de la Beata María Virgo por la comunidad se manifestó de manera suprema cuando fue trasladada a las Hermanas de la Adoración en 1898 por pedido de San Arnoldo. Ella esperaba profundizar el amor fraternal y la unidad entre las Hermanas Misioneras y la Hermanas de la Adoración Perpetua que habían sufrido por las acciones de la Hermana María Seraphim.
  2. Madre María Micaela y Beata María Virgo fueron testigos de la verdad del amor fraterno en la comunidad. La Beata María Virgo escribió con tanta elocuencia: “Lo más hermoso es el amor fraternal que reina entre todas las hermanas. Debemos conservarlo a toda costa y esforzarnos a perfeccionar lo. Sí, queridas hermanas, nuestro objetivo común debe ser el amarnos las unas a las otras. Sinceramente. Cada hermana debe tomar este esfuerzo tan en serio como si dependiera solo de ella. No seamos tan sensibles, superemos con integridad. En un convento donde el amor fraternal es una realidad, la vida religiosa es como un anticipo del cielo” (BMV pág. 157).
  3. Tanto para la Madre María Micaela como para Beata María Virgo el don de la piedad, que nos da la capacidad de dar a Dios, a nuestras familias y a los miembros de las comunidades de las que formamos parte el amor y el respeto que les corresponde, les permitió hacer todo lo que esté a su alcance para ser las constructoras y sustentadoras de las comunidades religiosas de las que fueron co-fundadoras.

Una respuesta

  1. Gracias por presentarnos un poco más sobre la generación fundadora. Es muy interesante saber cómo construyeran nuestras comunidades y identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.