Cómo el Fundador trató con la Curia Romana: una revisión histórica en tres partes

Autor: Andrzej Miotk, SVD
Tema: Relaciones con la Curia Romana
Idioma: Inglés, Español
Editorial: Arnoldus Nota
Año: 2021
Saint Peter's Basilica during the canonisation of St. Arnold and St. Joseph Freinademetz

Cómo el Fundador trató con la Curia romana: una revisión histórica en tres partes.

Primera parte:
La manera y la resistencia del Fundador al tratar con las autoridades en Roma.

Con el tiempo, la Casa de la Misiones de Steyl se convirtió en una congregación religiosa bajo el liderazgo del P. Arnoldo Janssen, Superior General vitalicio. Estuvo al mando de la Sociedad durante 33 años, supervisando el inicio de cuatro casas misioneras, cinco seminarios y el desarrollo de nuevas misiones SVD en el extranjero. También fue responsable de los nombramientos de cien sacerdotes, hermanos y hermanas año tras año. Sin embargo, como Superior General, dependía de las autoridades superiores en Roma, especialmente de su Superior inmediato, el Prefecto de la Sacra Congregatio de Propaganda Fide (SCPF), encargado de la dirección y administración supremas de la actividad misionera de la Iglesia.

Posición inicial de la Sacra Congregatio de Propaganda Fide en la Sociedad

La SCPF había considerado en principio a nuestra Sociedad como misionera y no como religiosa. Los sacerdotes SVD eran ordenados temprano según el Titulus Missionis. El P. Arnoldo tuvo que obedecer las directivas de los funcionarios de la Curia. No siempre coincidieron con sus opiniones y los intereses de la Sociedad. Su principal objetivo era el establecimiento de la Sociedad sobre una base sólida. Su obediencia se ve en cómo interpretó las órdenes de una manera sensata y amplia.

El P. Arnoldo recordó a sus misioneros que considerasen las estadísticas exigidas por la SCPF sobre “la frecuencia con la que los misioneros han dispensado cada sacramento, por ejemplo, bautismos, unciones, confesiones, comuniones; cuántas capillas, iglesias, escuelas y alumnos hay, etc., y finalmente, cuál es el número total de cristianos.” (AJ Reader, núm. 182).

El P. Blume afirmó, “él (el P. Arnoldo) amaba las tumbas de los mártires y santos, pero no las negociaciones con la Curia”. Eso fue aún más evidente a medida que el Fundador envejecía en años. Sin embargo, el trato del Fundador con las autoridades romanas, específicamente con los funcionarios de la Propaganda Fide, nos proporciona algunas observaciones interesantes.

El Fundador: un contemplativo incansable en acción.

Arnoldo Janssen realizó diez agotadores viajes de negocios a Roma durante su vida. Fue recibido en seis audiencias papales: Cuatro veces por el Papa León XIII (1878, 1883, 1885, 1893) y dos veces por el Papa Pío X (1905, 1907). Sus viajes romanos se realizaron con una regularidad asombrosa: 1878, 1881, 1883, 1885, 1891, 1893, 1899, 1900, 1905, 1907 y fueron de vital importancia para el desarrollo interno y externo de la Sociedad.

Estas negociaciones laboriosas y espinosas en Roma se referían a: Territorios de misión, aprobación papal de la Regla, caso del obispo Anzer y división territorial de la Sociedad. Para tener una idea de la apretada agenda del Fundador en Roma, es interesante mirar su cuaderno de viaje de su estadía en Roma en 1899. Se reunió con Mons. Vives y Tutó OFMCap., influyente teólogo y consultor de la SCPF (cardenal desde 1899) cinco veces. Tuvo cuatro sesiones con el Card. Steinhuber SJ, consultor de la SCPF y con el Card. Cavagna, eminente canonista. Además, se reunió e intercambió opiniones con el Card. Jacobini, ex secretario de la SCPF, el Card. Mieczyslaw Halka-Ledochowski, Prefecto de la SCPF, y Mons. Ciasca, secretario de la SCPF (también cardenal desde 1899).

Tuvo dos reuniones con el Card. Satolli, un renombrado profesor de neoescolástica de la Universidad Urbaniana de la SCPF. Arnoldo también se reunió una vez con el Card. Rampolla, el Secretario de Estado. Además, conoció a un grupo de obispos latinoamericanos reunidos en su primer Sínodo Plenario en Roma. Durante su séptima visita a Roma en 1899, iba casi a diario a la Basílica de San Pedro para orar por todos los cohermanos en la tumba del Príncipe de los Apóstoles. Esta cercanía espiritual a los apóstoles y los tesoros espirituales de la Iglesia refleja su pronunciado Sentire cum Ecclesia.

Contacto inicial con el cardenal Alessandro Franchi.

La excelente manera de relacionarse Arnoldo Janssen con Propaganda Fide puede caracterizarse en su trato con los cuatro Cardenales Prefectos de la SCPF durante su vida como Superior General. El primero fue el breve contacto con el Card. Alessandro Franchi, Prefecto de la SCPF durante cuatro años (1874-1878). Fue considerado en un sentido positivo como un “liberal” y un experimentado diplomático de Roma que luchaba por la reconciliación y la moderación.

Antes de abrir la casa de misiones de Steyl, el P. Arnoldo se dirigió a él en un borrador de carta del 9 de febrero de 1875, que nunca se envió. Escribió: “Siempre he reconocido el significado y la importancia de Roma y, por lo tanto, me he esforzado por establecer una fundación en el centro del cristianismo tan pronto como pude”. En su primera visita a Roma en 1878, el P. Arnoldo quiso conocer al Card. Franchi, que con el nuevo Papa León XIII se convirtió en el nuevo Secretario de Estado. Pero el Cardenal estaba fuera a cenar, por lo que dejó solo su tarjeta explicando el propósito de su visita al sacerdote de turno. El Cardenal murió repentinamente al final de ese mes.

Recuerdos de otras reuniones con funcionarios de la Curia.

El P. Arnoldo dejó algunas reminiscencias de sus reuniones con los funcionarios de la Curia. Sobre su segunda visita romana en 1881, escribió: “Ayer y anteayer estuve con varios cardenales de Propaganda, todos los cuales me recibieron calurosamente, y la mayoría de los cuales me dieron más de media hora para contarles sobre nuestra casa y la situación en nuestra región”, luego agregó “todavía tengo muchas visitas que hacer, por ejemplo, a los cardenales y oficinas adscritas a Propaganda. Implica mucho caminar y luego muy a menudo pueden no estar”.

El P. Arnoldo podía ser muy decidido al tratar con algún funcionario romano, que “a menudo se sintió consternado y molesto cuando se acercó a ellos con sus contrapropuestas” (Recordando a AJ, 288). El P. Hilger, su secretario, informó que podía exponer sus razones de una manera tan humilde y apropiada que por lo general lograba más de lo que esperaba; uno de los oficiales simplemente dijo: “Dejaremos que el anciano se salga con la suya”.

El Card. Francesco di Paola Satolli (1839-1910), el prefecto a cargo de la comisión de aprobación de las constituciones, afirmó que nuestro general era un hombre santo, pero no podía entenderlo. El Card. Satolli mostró poca comprensión con el P. Arnoldo y objetó el nombre de nuestra Sociedad. Finalmente, fue anulado por los sólidos argumentos del Fundador. A pesar de eso, rechazó categóricamente cualquier modificación.

En general, el P. Arnoldo recibió algunos golpes duros durante las arduas negociaciones sobre la aprobación papal de la Regla, pero mantuvo su calma habitual. Él procedió con prudencia. A través de su actitud sin pretensiones, el P. Arnold causó una impresión extremadamente positiva. Se mantuvo firme en su profunda convicción de que “los misioneros deben dar testimonio de Cristo, ante todo en su conducta y estilo de vida. La diplomacia hábil y las conexiones con personas de altos cargos eran asuntos secundarios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ES

Welcome!
Sign up to receive new content in your inbox.
The subscription is a multistep process, so please check your email after you submit the form and follow the instructions.

We promise we’ll never spam! Take a look at our Privacy Policy for more info.

¡Bienvenido!
Suscríbase para recibir nuevos contenidos en su bandeja de entrada.
La suscripción es un proceso de varios pasos, así que revise su correo electrónico después de enviar el formulario y siga las instrucciones.

¡Prometemos que nunca haremos spam! Echa un vistazo a nuestra Política de Privacidad para más información.